Los 5 Mejores Irrigadores Dentales del 2019

10/12/19 - (4.8/5) - 1.840 opiniones - Salud y Cuidado Personal
#1
EN OFERTA

Irrigador Bucal Portátil con 6 Boquillas

Precio actual: 34,99€ (61% de descuento)

Precio anterior: 89,99€

Valoración: (5,0/5) - 458 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#2
EN OFERTA

Oral-B Oxyjet - Sistema de Limpieza Irrigador Bucal

Precio actual: 58,00€ (43% de descuento)

Precio anterior: 102,49€

Valoración: (4,8/5) - 423 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#3

Producto sin nombre

Precio actual: Desconocido

Valoración: (4,8/5) - 378 opiniones

No Disponible

Comprar en Amazon

#4

Irrigador Dental Professionale con 8 Boquillas

Precio actual: 36,99€

Valoración: (4,7/5) - 314 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#5

Ovonni Irrigador Dental Profesional, 7 Boquillas

Precio actual: 30,99€

Valoración: (4,6/5) - 267 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

Los irrigadores dentales son aparatos diseñados para eliminar la suciedad, la placa y los restos de comida de los dientes de forma fácil y rápida mediante la aplicación de un chorro de agua a presión. Se tratan del complemento perfecto de cepillos de dientes o hilo dental, para conseguir una excelente higiene bucal.

Al contrario de lo que muchos usuarios piensan, los irrigadores dentales pueden ser utilizados incluso por personas que no tengan problemas de salud bucal. Con ellos, es posible prevenir las inflamaciones de las encías, reducir la placa de manera sencilla y efectiva, mejorar el aliento y conseguir unos dientes más blancos y saludables.

A la hora de elegir el mejor producto de este tipo, los factores más importantes a tener en cuenta son el tamaño, la potencia, el tipo de boquillas que incorpora y las funciones extra que incluye cada modelo.

Tamaño

Probablemente el aspecto más diferenciador entre los diferentes modelos de irrigadores dentales del mercado es su tamaño, tanto el del aparato en sí como el del depósito de agua que incorporan la mayoría de ellos. Esta característica hace que algunos modelos sean más aptos para tenerlos fijos en casa o para llevarlos de viaje, además de poder ser usados por una sola persona o por una familia entera.

En cuanto al tamaño del irrigador en sí, la mayoría de los modelos son bastante voluminosos, ya que están pensados para ser utilizados en casa y mantenerse fijos en un solo lugar. Otros, sin embargo, están diseñados para personas que viajan a menudo o que llevan un estilo de vida nómada, funcionando a menudo por pilas y con un tamaño hasta un 50% menor que el de los tradicionales.

Algo similar ocurre con el depósito de agua. Aunque generalmente no podría considerarse ninguno de ellos como “pequeño” o “portátil”, sin duda las diferencias que existen entre distintos modelos otorgan características totalmente distintas a la hora de utilizarlos.

Así, los irrigadores dentales más pequeños tienen una capacidad de poco más de 100 ml, mientras que los más grandes pueden llegar o incluso superar el litro.

Potencia

El caso de la potencia es similar al del tamaño. Existen diferencias muy significativas en este aspecto dentro del campo de los irrigadores dentales; y la elección de un modelo con más o menos fuerza dependerá de las necesidades de cada usuario y de su estilo de vida.

Así, los modelos más básicos suelen venir con una sola potencia posible, lo que es suficiente para las personas que solo quieran mejorar su higiene bucal pero no busquen un resultado profesional. Esto implica una reducción significativa en el precio, y a menudo también en el tamaño.

Por el contrario, otros modelos más avanzados permiten realizar ajustes en cuanto al nivel de potencia del chorro de agua, lo que puede ser muy útil para usuarios con problemas bucales serios o que quieran conseguir un resultado de dentista en su propia casa.

Tipos de boquillas

Los irrigadores bucales más avanzados destacan entre otras cosas porque suelen incluir un juego de boquillas intercambiables, cada una de ellas diseñadas para llevar a cabo una función en concreto. Por el contrario, los más básicos solamente incluyen una que sirve como una herramienta general de limpieza, pero que no destaca en ningún ámbito particular.

Así, algunos de los modelos más profesionales del mercado incorporan hasta cuatro boquillas: una general para una primera limpieza, otra para llegar a los rincones más profundos de la boca, otra especial para eliminar el máximo de placa posible y una última para acabar con la suciedad de la lengua.

Funciones extra

Por último, algunos irrigadores dentales destacan por incluir entre sus funciones algunas más avanzadas de lo normal. Ejemplos de esto podrían ser temporizadores que avisan automáticamente cuando han pasado dos minutos de uso (el tiempo óptimo según los expertos), o la tecnología de microburbujas que según los expertos vuelve aún más útil el proceso de irrigado.

Todas estas funciones adicionales pueden ayudar a conseguir un resultado mucho más profesional y a mantener la salud de la boca en las mejores condiciones posibles, aunque al mismo tiempo también pueden suponer un incremento importante en el precio.

Ver los mejores irrigadores dentales del 2019 en Amazon >>