Las 5 Mejores Tarjetas Gráficas del 2019

22/10/19 - (4.7/5) - 1.837 opiniones - Informática
#1

XFX AMD Radeon RX RX-580P8DFD6 8GB Triple X Edition -

Precio actual: 179,00€

Valoración: (4,9/5) - 468 opiniones

Proximamente Disponible - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#2

MSI V809-2000R NVIDIA GeForce GT 710 2GB - Tarjeta

Precio actual: 44,99€

Valoración: (4,9/5) - 403 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#3
EN OFERTA

GIGABYTE GTX 1660 Ti WindForce OC 6GB DDR6 - Tarjeta

Precio actual: Desconocido

Precio anterior: 325,00€

Valoración: (4,7/5) - 378 opiniones

No Disponible

Comprar en Amazon

#4

GIGABYTE GeForce GTX 1650  OC 4G

Precio actual: 159,90€

Valoración: (4,6/5) - 310 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#5

Topmore GeForce GT210 Tarjeta Gráfica Velocidad de

Precio actual: 33,99€

Valoración: (4,5/5) - 278 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

Una tarjeta gráfica es el componente de un ordenador que se encarga de mostrar las imágenes que pueden verse en la pantalla. Para lograrlo, convierten los datos emitidos por la CPU a una señal que el monitor puede interpretar. Cuanto mejor sea la tarjeta gráfica, con más definición y más fluida será la imagen que se verá en pantalla. Por tanto, la calidad de este componente es fundamental para ciertas actividades, como, por ejemplo, jugar a videojuegos o realizar edición de vídeo. A la hora de escoger entre las mejores tarjetas gráficas, los tres factores más importantes a tener en cuenta son la compatibilidad, la memoria y ancho de banda, y los componentes con los que se vaya a utilizar.

Compatibilidad

Una de las experiencias más frustrantes a la hora de comprar una tarjeta gráfica es tratar de instalarla dentro de la carcasa del ordenador y darse cuenta de que no hay espacio suficiente para ella. Por eso, lo primero que hay que pensar antes de elegir un modelo concreto es el hueco del que disponemos para instalar una tarjeta, y escoger una del tamaño adecuado.

Por otro lado, los puertos que utiliza cada tarjeta gráfica para conectarse al ordenador también varían bastante. Algunos modelos usan entradas HDMI, mientras que las más antiguas usan entradas DVI. Por último, también es posible encontrar algunas tarjetas con conexión DisplayPort. Aunque siempre es posible comprar un adaptador, es mucho más sencillo escoger una tarjeta que sea directamente compatible con el monitor.

El último factor a tener en cuenta en este sentido es la corriente que necesita la tarjeta gráfica para funcionar. Algunos ordenadores no pueden proporcionar la energía que requieren los modelos de tarjetas gráficas más avanzados. Cuando ocurre esto, las dos posibles soluciones son comprar una tarjeta que requiera menos potencia, o mejorar los componentes del sistema.

Memoria y ancho de banda

Muchos usuarios piensan que cuanto mayor sea la memoria RAM de una tarjeta gráfica, mejor será su rendimiento. Esto, sin embargo, no se cumple siempre. A no ser que se quiera emplear el ordenador para jugar a videojuegos en resoluciones extremadamente altas (como 4K) o en varios monitores al mismo tiempo, la cantidad de RAM no supondrá una diferencia muy grande.

Algo mucho más importante a la hora de obtener un buen rendimiento es el ancho de banda. Los datos procesados por el dispositivo se almacenan en su memoria interna, que puede ser de dos tipos: GDDR3 y GDDR5. Las mejores tarjetas gráficas utilizan sistemas del segundo tipo, ya que este ofrece un rendimiento muy superior incluso con menores cantidades de RAM.

En este sentido, por ejemplo, se suele decir que 4 GB de RAM en una tarjeta con GDDR3 otorgarán un rendimiento bastante menor que 1 GB de RAM en un dispositivo con GDDR5. Sin embargo, las tarjetas del primer tipo tienden a ser bastante más baratas, por lo que la elección entre unas y otras dependerá de las necesidades de cada usuario y su presupuesto.

Con qué componentes se va a utilizar

Por último, elegir una u otra tarjeta gráfica dependerá del resto de componentes del ordenador con el que se vaya a utilizar. Conocer las limitaciones de nuestro equipo puede ayudarnos a no gastar dinero innecesariamente. Por ejemplo, los procesadores más antiguos o menos potentes no podrán sacarles el máximo partido a las mejores tarjetas gráficas del mercado; con un Pentium o Celeron de dos núcleos, un modelo de gama media será más que suficiente.

Lo mismo ocurre con la pantalla que se esté utilizando. Si el monitor de nuestro ordenador tiene una resolución de 1280 x 1024, no será necesario gastarse mucho dinero en una tarjeta gráfica para conseguir sacarle el máximo partido. Por el contrario, cuanto mejores sean los gráficos que se puedan conseguir con nuestro equipo, mayor rendimiento será necesario para conseguir resultados óptimos.

Ver las mejores tarjetas gráficas del 2019 en Amazon >>