Los 5 Mejores Tensiómetros de Brazo del 2019

22/10/19 - (4.7/5) - 1.851 opiniones - Salud y Cuidado Personal
#1

Producto sin nombre

Precio actual: Desconocido

Valoración: (5,0/5) - 458 opiniones

No Disponible

Comprar en Amazon

#2
EN OFERTA

OMRON M2 BASIC Tensiómetro de Brazo digital, Blanco y

Precio actual: 29,61€ (40% de descuento)

Precio anterior: 49,00€

Valoración: (4,9/5) - 429 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#3
EN OFERTA

OMRON M7 Intelli IT - Tensiómetro de brazo

Precio actual: 69,52€ (42% de descuento)

Precio anterior: 119,00€

Valoración: (4,7/5) - 354 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

#4

Producto sin nombre

Precio actual: Desconocido

Valoración: (4,6/5) - 320 opiniones

No Disponible

Comprar en Amazon

#5

SIMBR Tensiómetro de Brazo Digital Monitor de

Precio actual: 19,99€

Valoración: (4,5/5) - 290 opiniones

En Stock (+100) - Envío GRATIS -

Comprar en Amazon

Los tensiómetros de brazo son aparatos que permiten medir la presión arterial de manera rápida, sencilla y que pueden ser utilizados por cualquier persona. En un mundo en que las afecciones cardíacas se encuentran entre las principales causas de muerte de la población general, contar con uno de estos dispositivos puede ser crucial para salvar la vida de un familiar o la propia al buscar ayuda médica a tiempo.

Por suerte, los tensiómetros de brazo suelen ser muy baratos e intuitivos, por lo que cualquier persona puede utilizar uno de ellos para cuidar su salud sin demasiados problemas. A la hora de elegir entre la gran cantidad de modelos que se encuentran disponibles, los aspectos más importantes a considerar son el tipo de tensiómetro, su tamaño, la sencillez de su uso y su precisión.

Tipos de tensiómetros de brazo

Los usuarios más experimentados en el área de la salud probablemente habrán visto en alguna ocasión un tensiómetro de brazo analógico, siendo este el tipo más común que existe. Se trata de pequeños dispositivos que indican la presión arterial mediante una aguja y un indicador graduado.

Los tensiómetros analógicos tienen la ventaja de que no necesitan batería para funcionar, y al ser más sencillos es muy poco probable que fallen por completo. Además, tienden a ser significativamente más baratos que los digitales. Sin embargo, al mismo tiempo suelen ser menos precisos que estos, y es más fácil que acaben por descalibrarse con el tiempo.

Por otra parte, en tiempos más recientes han aparecido los tensiómetros digitales, que incorporan una pequeña pantalla LCD para mostrar la información que recopilan. Estos no solo son más sencillos de leer e interpretar, sino que en muchas ocasiones añaden información extra que puede ser muy interesante al medir la presión sanguínea.

Además, tienden a mantener una calibración perfecta durante más tiempo, por lo que requieren un mantenimiento menor.

Tamaño

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta para hacer una buena elección cuando se están comparando distintos tensiómetros de brazo es su tamaño. Para poder cumplir correctamente su función, el manguito debe colocarse alrededor del antebrazo de la persona de forma apretada, por lo que el diámetro del que elijamos debe ser el adecuado.

A la hora de determinar qué tamaño de tensiómetro se necesita, lo más sencillo es comprobar la circunferencia del antebrazo de la persona que lo vaya a utilizar con una cinta métrica. Normalmente estos aparatos pueden ajustarse ligeramente utilizando para ello un sistema de velcros, por lo que no es necesario tener las medidas exactas, sino tan solo hacerse con una idea aproximada.

Sencillez de uso

Una de las principales ventajas de los tensiómetros de brazo es que son herramientas que permiten medir de manera sencilla la presión arterial de una persona. Sin embargo, algunos modelos avanzados incluyen tantas funciones extra que realmente acaban perdiendo esta característica, haciendo que el proceso sea más complicado de lo que debería.

Por eso, elegir un tensiómetro cuyo uso sea lo más sencillo posible debería ser una prioridad, especialmente para aquellos compradores de más edad o menos expertos con la tecnología. En este sentido, los analógicos suelen ser una alternativa mejor cuando se los compara con los digitales, aunque para algunas personas leer el manómetro resulta en exceso complicado.

Debido a ello, algunos usuarios pueden preferir los modelos digitales que muestran los resultados en una pantalla LCD, existiendo en este sector algunos muy intuitivos y sencillos de usar. De hecho, ciertos modelos pueden incluso transmitir el resultado de manera auditiva, lo que es muy útil para personas que tengan dificultades para leer los números en pantalla.

Precisión

Por último, la precisión es uno de los aspectos más importantes a la hora de escoger el mejor tensiómetro de brazo del mercado. Generalmente, los digitales tienen una probabilidad de error mucho menor que los analógicos, ya que muestran los datos con decimales y es más difícil que pierdan su calibración. Sin embargo, la diferencia puede ser muy pequeña con los mejores modelos de manómetro.

Por otra parte, la calidad del tensiómetro también influirá mucho en su precisión. Los de gama más alta suelen mantener su calibración durante más tiempo y ser más precisos, por lo que es importante encontrar un modelo con una buena relación calidad – precio.

Ver los mejores tensiómetros de brazo del 2019 en Amazon >>